Alex Rentería ya no necesita vender pescados para sostener a su familia

Alex Rentería ya no necesita vender pescados para sostener a su familia

1680
0
COMPARTIR

El fallecimiento de su padre cuando apenas tenía 6 años partió la historia del boxeador antioqueño Alex Rentería, miembro de la Selección Colombia, pues desde muy corta edad sintió “la sensación de ser papá” al cargar con la responsabilidad, junto a su madre, de sus tres hermanos menores.

“Cuando falleció mi papá nos fuimos a Montería y debí trabajar. Nos tocó tan duro que me tuve que salir del colegio a los 12 años. Vendía bolsas en el mercado,  pescados, cuidaba carros, imagínate un niño levantándose a las 5:00 a.m. y en vez de irse al colegio se iba al mercado”, señaló Rentería Boxeo de Colombia.

El peso pesado de su numerosa familia recaía en sus hombros. “Mi motivación era ver comer a todos, observar sus caras llenas de alegría cuando ellos comían”.

A Rentería, oriundo de Chigorodó, el deporte de las ‘narices chatas’ le entregó un nuevo aire. “Todo comenzó cuando en el barrio La Esperanza de Montería llegó un entrenador a formar el club de boxeo, yo tenía apenas 10 años”, de ahí decidió también formarse integralmente combinando deportes y estudios. Aunque era muy difícil en su situación, decidió buscar la alternativa de terminar su bachillerato en jornadas sabatinas.

Sus esfuerzos y condición física convencieron a los seleccionadores de Córdoba para llevarlo a un Campeonato Infantil a los 12 años, posteriormente pasó por las categorías Junior y Juvenil, en esta última consiguió medalla de oro. Además de participar en los Juegos Nacionales de 2008. “Después me retiré porque en Córdoba no apoyan a nadie y uno tiene obligaciones”.

Fuerzas Armadas se percató que un diamante en bruto andaba suelto y a la orilla del abismo del retiro del deporte, por lo que decidió reclutarlo a sus filas. Rentería pagó con medalla de plata en el Campeonato Nacional y tres preseas de oro entre los años 2012 y 2014.

Ahora que cambió las forma en como mantiene económicamente a su familia, las bolsas de basuras por las de boxeo, comiendo pescado para obtener la energía en vez de venderlo y con la intención de ser dueño de su propio carro, Rentería continúa entrenando fuerte para conseguir su próximo objetivo: “Llegar a Río 2016”.

Por: Jeffry Almarales Nieto / @JeffryAlmarales