Cuando el boxeo salvó la vida de Dillian Whyte

Cuando el boxeo salvó la vida de Dillian Whyte

329
0
COMPARTIR
Crédito: Sky Sports

El deporte, a lo largo de su historia, ha sido relacionado con la recreación y vida sana. Como el camino para romper con la cotidianidad del día a día por unas cuantas horas a la semana. Así es como muchos leen el deporte y sus distintas disciplinas, pero otros ven en ella una salida que va más allá del simple divertimento, ven en ella la manera de cambiar sus vidas, o en ocasiones muy puntuales, salvarlas.

La historia de Dillian Whyte entra en ese grupo especial ligado al deporte. Desde que abrió los ojos por primera vez en su natal Port Antonio, en Jamaica, su vida fue una disputa constante para sobrevivir, sobre todo cuando llegó a la adolescencia, donde vio en tres oportunidades a la muerte muy de cerca.

“Me apuñalaron cuando tenía 13, 15 y 16 años. Era un niño sin futuro, destinado a ser nadie en la vida, a terminar muerto o en la cárcel. Ese era yo cuando llegué desde Jamaica al Reino Unido”, contó Whyte.

La escuela nunca fue de su gusto, contrario a la calle, donde el pequeño Dillian se la pasaba día y noche, esquivando los peligros normales que esta puede ofrecerle a un infante que jugaba a ser “un chico malo”.

“En muchas oportunidades estuve cerca de morir por un disparo, pero tuve suerte, nunca lograron darme. Cuando me reunía con los otros chicos, levantaba mi camiseta y les decía: ‘Vean, ninguna puñalada. He logrado sobrevivir esta fin de semana’. Lo hacía como si fuera algo normal, no dimensionaba el peligro que mi vida estaba corriendo en ese entonces”, confesó.

Pero todo tiene su límite, y por fortuna, Whyte supo encontrar el momento indicado para decir basta. “Debía cambiar, dejar esa vida atrás, y en el boxeo encontré esa ruta de escape”, dijo Dillian, quien comenzó a meterse de lleno en el mundo del pugilismo, aunque eso le significara ir en contra de lo que su mamá y hermana querían para él.

“Mi mamá odia el hecho que pelee. Desde niño me castigaba por pelear en las calles con otros chicos y aún mantiene ese sentimiento siendo ya boxeador profesional, pero entiende que gracias a este deporte logré salvar mi vida, ser una persona de bien para la sociedad”, manifestó.

El cuadrilátero, los cortos y los guantes, permitieron que el chico problemático que evitó la muerte en más de una oportunidad sea hoy uno de los peso completo más importantes del mundo del boxeo. A sus 31 años, Dillian Whyte ha logrado superarse a sí mismo, salir del fondo del abismo para ser alguien a quien admirar o respetar, figura que espera que los chicos de su natal Jamaica imiten, porque no desea que su historia se siga repitiendo.

“Para mí, el boxeo es un gran deporte para cualquier niño que está fuera de control o que piensa que es un chico malo. El boxeo te humilla y te enseña disciplina. Te enseña autocontrol, disciplina y autoestima. Yo pasé por eso y cambié, y deseo que muchos chicos más lo hagan, que vean en el deporte una vida diferente para ellos y sus familias”, aseguró el peleador radicado en Brixton, Londres.

El camino hacia la salvación ha sido largo y lleno de complicaciones para Dillian, pero la recompensa de una mejor vida hace valer la pena todo lo hecho hasta este momento para ‘The Body Snatcher’, que este 20 de julio tendrá la oportunidad de acercarse a eso por lo cual ha trabajado tanto: ser campeón del mundo.

Por: Mauro Alfonso París / @MauroMet94