De Villa del Carmen a Los Ángeles: el choque de culturas del...

De Villa del Carmen a Los Ángeles: el choque de culturas del que disfruta Brandon Valdés

2205
0
COMPARTIR

De Villa del Carmen en Soledad (Atlántico) a la Los Ángeles en el sur de California: ese fue el cambio que experimentó Brandon Valdés tras ser firmado por el manejador César García, reconocido por sus vínculos con Golden Boy.

“La vida es Los Ángeles es algo muy hermoso, muy lindo, es otra forma de vivir. Cambia el clima, en estos momentos hace mucho frío, pero hay que adaptarse. Esperemos que todo salga bien”, comentó Valdés tras cumplir una semana en Estados Unidos.

El barranquillero, quien debió noquear varias dificultades para llegar hasta este punto, pasó de estar en un barrio marginado de su municipalidad a vivir en una de las ciudades más deseadas y urbanizadas en el mundo.

“Muchas veces pensé en estar en este nivel, porque sé lo que tengo, sé de las ganas y el hambre de salir adelante. Me he esforzado mucho y gracias a Dios estamos surgiendo, tratando de llegar al objetivo”.

Pese a que pasó de un clima promedio de 30° centígrados a uno de 14° – exceptuando las montañas decoradas por nieve -, la adaptación ha sido más rápida de lo que esperaba, pues coincidió con el mismo campamento de Óscar Negrete, quien ha sido el encargado de enseñarle los secretos de la ‘Gran Naranja’.

“Negrete es un muy buen compañero, siempre está conmigo alentándome, dándome consejos de cómo hacer las cosas, es algo que nunca pensé tener en Los Ángeles. No me siento solo porque él siempre está conmigo y me motiva, me lleva a todas partes a conocer, es la compañía que uno no piensa tener. Estoy agradecido con él por todo lo que está haciendo, me siento bien acompañado y orientado, le doy muchas gracias”.

Dos colombianos en tierras lejanas siempre aprovechan cualquier momento para sentirse en sus pueblos natales.

“Con Negrete vamos a comprar y traemos lo que nos gusta: la yuca, el queso, plátano, papa, arroz, pero eso sí, he comido mucha comida mexicano. Como buen barranquillero voy probando de todo (risas)”.

“Hay cosas parecidas, lo más difícil es el frío. Uno de mis sueños era conocer la nieve, pero hace mucho frío ahí (risas)”, añadió el atlanticense, quien estudia inglés intensivo para no pasar apuros con el cambio de idioma.

“Mi hermanito Óscar y César me dieron la oportunidad de aprenderlo. Es un poco difícil, pero estoy esforzándome como todo aquel que quiere aprender. Hasta ahora me comunico con mis compañeros por medio de él (Negrete), que siempre está ahí siendo mi traductor. Eso es otra de las cosas buenas de tener un compañero en Los Ángeles”.

Ahora, más que compañero o amigo, Negrete se ha convertido en el espejo de la carrera de Brandon, a quien piensa emular como deportista.

“He hablado mucho con César (García). El objetivo es ser campeón mundial, siguiendo los pasos de Negrete, que por lo que he visto ¡wao! Es muy reconocido en Los Ángeles. Ha llevado muy bien su carrera y quisiera llevar la mía así”.

Pese a que ahora goza de “una nueva vida”, Valdés promete jamás olvidar el lugar donde dio sus primeros pasos, ese mismo que le enseñó a crecer como persona y deportista, pero del que piensa sacar a sus familiares.

“Le doy gracias a todos los que me apoyan de Colombia, más a mi padre, a mi madre, con mi familia porque su apoyo me ha servido para salir adelante. Pero en general a todos los que han estado ahí desde el comienzo de mi carrera. Nunca me voy a olvidar de ninguno de ellos”.

Detalles de la vida como el clima, las costumbres y la gastronomía no desvelan a Valdés, quien cree que la verdadera prioridad es adaptarse a su nuevo campamento.

“Los entrenamientos son muy diferentes, es otro nivel, más que todo se aprende mucho. Además, estoy con campeones mundiales y eso me inspira a seguir adelante y a querer tener lo que quiero. Es otro nivel porque si no estás bien preparado vas a recibir golpes”.

Por: Jeffry Almarales Nieto / @JeffryAlmarales