El legado de Prudencio Cardona a su hija Stephanie

El legado de Prudencio Cardona a su hija Stephanie

992
0
COMPARTIR
Crédito: Sthepanie Cardona - Instagram.

El pasado domingo en la ciudad de Barranquilla falleció a sus 67 años el ex campeón mundial de peso mosca Prudencio Cardona, luego de ser noqueado por diferentes enfermedades que lo aquejaron durante varios años.

Prudencio consiguió el rótulo de campeón el 20 de marzo de 1982 al derribar en el primer asalto al mexicano Antonio Avelar, siendo el cuarto campeón del mundo colombiano después de ‘Kid Pambelé’, Rodrigo Valdés, y su hermano Ricardo Cardona.

La noticia tomó por sorpresa a sus familiares, quienes, sin embargo, la esperaban en cualquier momento. Una de sus hijas, Stephanie Cardona, comentó que la última vez que pudo ver a su padre fue en marzo de 2012 cuando viajó a Barranquilla, pero Prudencio ya tenía párkinson avanzado y además, alzheimer, situación por la cual no la reconoció totalmente.

“Me miraba y hablaba pero no sabía quién era yo. Hasta 30 minutos después me dijo que era su hija. Se le olvidaban las cosas pero me recordó. Después no nos comunicamos mucho porque no podía hablar. No pude llamarlo, ni verlo. En 2015 mi hermana fue a verlo y él no hablaba”, dijo.

Stephanie lo recuerda de la mejor manera. “Nunca estaba triste”, reconoció, agregando que sin importar cuál fuera la situación, siempre tuvo una sonrisa grande. “Fue la vida de la fiesta”, comentó, “me acuerdo que se retiró cuando nací. Entrenó a algunos boxeadores después de su retiro. Me llevaba al gimnasio y me aburría”, sostuvo.

Por parte de Prudencio, ella tiene a sus cuatro hermanos mayores y una hermana, siendo Stephanie la menor de todos y por tal razón destacó que su padre poco pudo recordar, pues los más recientes años los compartió con sus hermanos en Barraquilla. “Algunas veces sí se olvidó de mí pero la enfermedad no escoge la gente”, destacó.

Nacida en Estados Unidos, radicada en Miami, a sus 27 años dice con orgullo ser y presentarse como colombiana a cualquier lugar al que va. “Siempre lo voy a seguir por lo que hizo mi papá y mi tío”, comentó. Ahora, con el infortunado deceso de su padre, regresará a la capital del Atlántico, esta vez, para ver por última ocasión a Prudencio.

“Es un poquito triste que tengamos que regresar a nuestro segundo hogar para recordar a mi padre. La familia siempre será la familia, sin importar lo que se hace. Tengo que decirle adiós a mi ángel, la familia siempre viene primero”, afirmó.

El deporte va en la sangre

Sin embargo, Prudencio le dejó quizá su mayor y mejor legado: el amor por el ring. Desde hace ya cerca de tres años, Stephanie se dedica a las artes marciales mixtas, siendo luchadora profesional y complementando su vida junto con la danza. ¿Su razón para subir al cuadrilátero? Él, el ex campeón mundial.

“Todo lo que era entrenar y defensa propia lo aprendí de él. Me inspiró a seguir haciéndolo. Cada que entro al ring me persigno y le pido a Dios que él me cuide. Empecé a luchar por él y por mi mamá”, confesó.

Finalmente, ratificó que seguirá con el legado de los Cardona, buscando dejar bien alto el apellido y el país del cual se siente orgullosa. “Cargo el nombre Cardona con mucho orgullo y voy a seguir. No soy boxeadora pero hago un deporte similar al que hizo mi papá. Quiero seguir con lo que mi papá y mi tío hicieron. El apellido significa ser luchador, guerrero, y así se va a seguir”, sentenció.

Por: Rolando Amaya – @rolandoamayav_.