En un resultado polémico, Wilder y Fury igualaron en las tarjetas

En un resultado polémico, Wilder y Fury igualaron en las tarjetas

213
0
COMPARTIR

En un combatazo en todo el sentido de la palabra, que terminó en otra decisión polémica por parte de los jueces, Deontay Wilder retuvo su título mundial del CMB al empatar con Tyson Fury en la contienda estelar de su pelea librada en el Staples Center, en Los Ángeles.

115-111 / 110-114 / 113-113 fueron las tarjetas que decretaron la igualdad, la primera para estos dos peleadores que mantienen sus invictos, pero terminaron con el sinsabor de un resultado muy alejado de lo que fue el combate.

Fury controló de gran manera los seis primeros asaltos al aplicar la distancia y usar su jab para dañar el rostro de un Wilder que se mantenía sereno a pesar de fallar constantemente sus intentos en ofensiva. Hasta ese momento los puntos eran parejos, pero desde el séptimo en adelante las cosas cambiaron drásticamente.

El retador al título soltó su derecha y provocó que el ojo izquierdo del campeón comenzara a inflamarse por los constantes castigos, pero esto no impedía que la respuesta del dueño del cinturón se diera, llevándonos a un escenario de ida y vuelta que terminaría por quebrar el desarrollo del mismo episodios más adelante.

Llegado el noveno, Wilder por fin pudo darle rienda suelta al poder sus puños, lo suficiente para enviar al conteo a Fury, quien se levantó y remató ese round con clase, equiparando las cargas.

El combatazo no bajó en su ritmo, tanto que en el último asalto, nuevamente el púgil británico volvería a besar la lona y a levantarse de ella, en una muestra de resistencia total. El cierre fue intenso, la decisión a priori se sabía que iba a terminar siendo apretada, pero la posibilidad de un empate no estaba en la mente de nadie, lo que justificó el descontento de aficionados, expertos y los mismos peleadores, quienes aseguraron que una revancha podría tener lugar muy pronto.

Por: Redacción BDC Internacional