Errol Spence aplastó a Mikey García y retuvo su cetro de la...

Errol Spence aplastó a Mikey García y retuvo su cetro de la FIB

236
0
COMPARTIR

Cuando se anunció la pelea entre Mikey García y Errol Spence por el título wélter de la FIB, expertos y otros boxeadores no vieron con buenos ojos la decisión del cuatro veces campeón del mundo de ascender dos divisiones para medirse ante uno tipo tan peligroso como Errol, que es el biotipo perfecto para las 147 libras.

Todos daban peros contra García, otros destacaban sus habilidades y triunfos cosechados ante una cantidad de rivales de distintos tamaños, alcance y fuerza, a quienes logró vencer con categoría. Eso hacía prever que lograría hacerle frente al monarca de la FIB, pero Spence se encargó evitarlo, y de qué manera.

La paliza del campeón

Un inicio prometedor del retador emocionó a los asistentes al AT&T Stadium. Mikey conectó unas buenas derechas y atacó la zona abdominal del campeón, que retrocedía y hacía pensar en una noche única, pero solo fue una sensación pasajera.

Spence comenzó a dar cátedra desde el cuarto asalto. Su derecha llegó al rostro de García una cantidad incontable de veces, en un trabajo de demolición que fue limitando las energías del contrario y dejándole expuesto a contundentes combinaciones que fueron inclinando la balanza a su favor.

Pasado la mitad de la contienda, García ya no tenía con qué responder, aunque su espíritu deportivo le hacía mantenerse en pie, más allá de recibir una y otra vez el poder de los golpes de Errol. Su esquina intentó detener la pelea, pero él quería cerrar la velada en el ring, sin importar el resultado. Todo un guerrero.

Con la campanada final, todos sabían quién era el ganador. 120-107; 120-108; 120-108, fueron los números en las tarjetas a favor de Spence para su victoria número 25 como profesional, la cuarta por esta vía, que termina con una racha de 11 triunfos consecutivos por la vía rápida.

Para ‘The Truth’, es un escalón más hacía la cúspide de la división y de los mejores libra por libra del mundo, mientras que para García, es su último escalón hacía su techo, la cual le llevó a su primera caída en 39 salidas, una muy dura, pero que le permite entender sus límite y enfocarse en lo que realmente importa: unificar en el peso ligero. ¿Lomachenko a la vista?

Por: Mauro Alfonso París (@MauroMet94)