José Ribalta, el único cubano que peleó con la leyenda de Myke...

José Ribalta, el único cubano que peleó con la leyenda de Myke Tyson

398
0
COMPARTIR

Los años comprendidos entre 1952 y 1959 fueron los más violentos en la historia de la República de Cuba, país soberano insular del Caribe, asentado en un archipiélago del Mar Caribe.

Fue durante la primera mitad del siglo XX, cuando tratando de reforzar su sistema democrático, Cuba enfrentó fuertes conflictos sociales y tensiones políticas, hasta el golpe de estado ocurrido en 1952, que dio lugar a la dictadura de Fulgencio Batista, militar nacido en ese país, que entre sus medidas abolió la constitución de 1940, eliminó libertades políticas y el derecho a la huelga

Dicha dictadura reinó en Cuba hasta que en 1959 fue derrocada por Fidel Castro, en la recordada revolución cubana, que puso fin a una de las épocas más corruptas de ese territorio.

Producto de esta revolución, también ocurrió la Operación Peter Pan, que tuvo lugar entre el 26 de diciembre de 1960 y el 23 de octubre de 1962.

El operativo, realizado de manera mancomunada entre la CIA de los Estados Unidos, la iglesia católica y los cubanos que se encontraban en el exilio, buscaba llevar por aire a más de 14.000 niños de padres cubanos a Norteamérica, preocupados por la ideología comunista del nuevo gobierno.

Entre esos niños se encontraba José Ribalta junto a sus 10 hermanos.

José Ribalta llegó muy pequeño a Washington DC, cuando apenas tenía cuatro años de edad, es decir, son muy borrosos los recuerdos sobre su lugar de nacimiento. Después de vivir durante seis años en dicho estado, se trasladó hasta Miami, Florida, en donde comenzaría a forjar su camino como boxeador profesional.

A sus 12 años, en contra de la voluntad de su madre y la de su hermano, quien ya era boxeador, José Ribalta se ajustó los guantes y comenzó a realizar las primeras sesiones de sparrings.

Su carrera profesional inició el 20 de enero de 1982, hilvanando diez victorias de manera consecutiva en apenas su primer año en los tinglados.

Fueron cuatro años en los que José Ribalta fue adquiriendo la experiencia necesaria para hacerle posteriormente frente a Myke Tyson, el histórico y más temido peso pesado de todos los tiempos.

La pelea se pactó en el Trump Plaza Hotel de Atlantic City. Tyson con un récord limpio de 25 victorias, despuntaba como uno de los más grandes mastodontes de la época. Su leyenda estaba siendo escrita. Ribalta, por su parte, llegaba en sus espaldas con números nada despreciables de 22 triunfos, tres derrotas y empate.

Sin embargo, muy pocos apostaban por una victoria de Ribalta, pese a tener mayor altura y alcance. La pólvora en los puños del norteamericano acabó con el cubano en el décimo y último round. No hubo celebración, pero sin dudas esta es de las contiendas más sonadas en la historia pugilística de Cuba.

Fue una pelea intensa, en donde el cubano no ganó, pero estuvo a punto de una hazaña que solo seis de los 50 que perdieron ante Tyson lograron: llegar hasta las tarjetas. Tyson siempre estuvo presionando, mientras Ribalta se recostó en las cuerdas para contragolpear. El isleño visitó la lona en el segundo, octavo y décimo asalto, antes de que en ese último round el juez decidiera ponerle fin a las acciones, decisión justa, pero que fue reclamada por Ribalta. Tyson fue un festival de golpes, entre ganchos, uppers y rectos, que combinaba perfectamente para atacar zonas blandas y rostro.

Muy pocos pensaron en que después de ese nocaut, la carrera de Ribalta pudiera resurgir. No obstante, luchó durante trece años más, hasta retirarse con una foja de 38 victorias, 17 derrotas y un empate, venciendo a boxeadores de la talla de Ernie Barr, Steve Zouski y Jeff Sims.

Hoy José Ribalta es recordado como el único cubano que peleó con la leyenda Myke Tyson, aunque él preferiría ser llamado ‘El hombre que no le tuvo miedo a nada’, también haciendo alusión a sus guerras con Tim Witherspoon, Marvis Frazier, Michael Dokes, entre muchos otros grandes nombres que hoy conforman la historia del boxeo. En la actualidad, con 55 años de edad, Ribalta trabaja con niños, incentivándolos al deporte y alejándolos de las drogas.

Por: Redacción BDC Internacional – Vídeo: Marco Pérez / Mpsportimages.com