Las conmovedoras declaraciones de Donaire tras perder contra Inoue

Las conmovedoras declaraciones de Donaire tras perder contra Inoue

450
0
COMPARTIR
Crédito: WBSS

Nonito Donaire no pudo conseguir el triunfo en un combate que quedará para la posteridad, en el que fue inferior en las tarjetas contra Naoya Inoue, pero que inmortalizará al filipino por la clase de boxeo exhibido en la final de la World Boxing Super Series.

Finalizado el combate, el japonés dio paso a uno de los gestos más nobles en la historia reciente del deporte, permitiéndole a Donaire llevarse el trofeo Muhammad Ali para que sus hijos pudieran disfrutarlo de cerca.

A través de Twitter, el filipino escribió una conmovedora carta en la que agradeció al universo boxeo y también a sus fanáticos por el apoyo dispensado.

“En primer lugar, quiero agradecer a Dios por mantenerme a salvo en ese anillo. Mis ángeles guardianes por levantar ese escudo, esa armadura tan fuerte como pudieron”, escribió. “A Ringstar Sports, Richard Schaefer, por creerme tanto para meterme en este torneo. Realmente me has apoyado en todo esto y te aprecio. Para el Sr. Honda, Teiken, la hospitalidad que me han mostrado, mi familia y mi equipo ha sido increíble”.

También tuvo palabras para Japón, destino que acogió el combate. “A Japón, gracias por permitirnos la experiencia de su maravillosa cultura tanto dentro como fuera del ring. Equipo Donaire, entrenamos nuestros traseros y simplemente ignoramos a cualquiera que dijera que no tenía ninguna posibilidad”.

Tuvo, además, espacio para referirse a quienes no le daban mayores probabilidades en el momento del combate. “Seguimos moliendo y ese trabajo se mostró. HATERS dijo que estaba en 1 ronda, pero les mostramos nuestro corazón, nuestra determinación. Para mis fanáticos, ¡el viaje en el que estamos! Ustedes han pasado por todo esto conmigo y la cantidad de energía y amor que han dado es insuperable”.

Acto seguido, manifestó en sus palabras lo que significaría llevar el trofeo hasta casa, ya que había prometido a sus hijos llevarlo como campeón del torneo que reunió a los mejores luchadores de las 118 libras.

“Por último, a mi familia, mi corazón. Soy un guerrero en mi escudo. Vine a Japón para tomar el trofeo Muhammad Ali. Les prometí a mis hijos que lo verían por la mañana. Y con lágrimas en los ojos, humildemente le pedí a Inoue que lo prestara por una noche, no por mí sino por mi palabra”, confesó.

Por último, reconoció con humildad que el amor encontrado en sus hijos será el antídoto para los dolores posteriores a cada combate. “Será una lección de vida que mis hijos pronto aprenderán. Que haces tu mejor esfuerzo y te quedas corto. Ganaras. Tú perderás. Pero en cualquier aspecto lo harás con gracia. Les dolerá ver mi cara. Besarán mis heridas”.

Por: Redacción BDC Internacional