Luz Stella Angulo Oliveros, el bastión de Alexis Angulo

Luz Stella Angulo Oliveros, el bastión de Alexis Angulo

283
0
COMPARTIR

Detrás de todo gran deportista, detrás de todo exitoso atleta, existe un bastión infranqueable, incapaz de ser derribado y que brindará un soporte único para ese deportista que se empecinó en sostener, proteger y apoyar,  sin importar lo que ocurriera, siempre se presentará firme.

Esa figura indestructible lleva el nombre mamá, el apoyo incondicional de todo ser en este mundo, y un factor clave para el éxito de muchos en todas las esferas laborales de nuestra sociedad, pero en especial de aquellos que han dedicado recorrer su vida detrás del sueño de ser un deportista profesional y exitoso.

Luz Stella Angulo Oliveros es el ejemplo perfecto de ese bastión. La madre de Roamer Alexis Angulo, que este 30 de junio peleará por el título mundial de la OMB ante Gilberto Ramírez, cumplió al pie de la letra su tarea de apoyo y de ver materializado el sueño de su hijo, a quien dejó desde muy pequeño al cuidado de su abuela, para así desempeñarse como empleada doméstica lejos de Patía, municipio del departamento del Cauca, el lugar de nacimiento de Alexis.

“Yo estuve con él hasta que cumplió los dos años, luego de eso se lo dejé a mi mamá y me fui a trabajar a Cali para darle una vida digna a mi hijo”, confesó Oliveros en entrevista exclusiva con Boxeo de Colombia.

La abuela de Alexis también jugó un papel importante en su camino a ser un afamado boxeador, básicamente podemos decir que el púgil ‘cafetero’ contó con dos bastiones, lo que ayuda a entender su maravilloso presente.

Luz Stella, con el afán de conseguir más ingresos para su hijo, se trasladó a Bogotá para continuar su labor como empleada doméstica. El estar en la capital le negó el viajar a Patía con mayor frecuencia, ahora solamente lo hacía cada año, pero regresaba cargada de regalos y lista para seguir sirviendo de apoyo condicional.

“En Bogotá llegué a una casa donde me trataron muy bien y pude trabajar sin problemas. Yo le comentaba a la señora de la casa que mi hijo tenía afinidad con el boxeo, y ella me regalaba guantes para que se los diera a mi hijo, todo porque veía en el a un negro hermoso que iba a ser un gran boxeador”, explicó.

Gracias a estos regalos, y a la naciente fascinación de Oliveros por el deporte de las narices chatas, debido a la imagen de la leyenda Mike Tyson, quien se convirtió en el referente perfecto para encaminar a su Alexis Angulo al mundo del pugilismo, Luz comenzó el proceso para hacer de su hijo un boxeador, pero el camino no fue nada fácil, sobre todo luego de la muerte de su madre, la abuela de Roamer.

El segundo bastión de Roamer se derrumbó cuando solo tenía 8 años. Fue un momento complicado, pero hizo parte del proceso de formación de este campeón, que se refugió en el cuidado de un tío, quien terminó de pulir la construcción de su ser.

“Lo ayudaba a criar a los animales, a cultivar, traer leña y agua. La escuela no le gustaba, dejaba los cuadernos botados y se iba a nadar al río con los amigos. Fue un niño muy noble y juicioso”, recordó.

En esa etapa de su vida llegaron los primeros pasos, o mejor dicho, los primeros puños, los cuales se dieron al aprovechar los momentos de descanso luego de los trabajos como campesino junto a su tío. Roamer se reunía con sus primos y comenzaban a pelear. Eran enfrentamientos donde el hijo de doña Stella salía siempre victorioso, haciendo necesario explotar ese talento innato en él.

“Yo sabía muy bien lo que hacía con sus primos, y eso me animó a traerlo para Bogotá cuando cumplió los 10 años. Cuando peleaban los cogía y de un empujó los tiraba al piso. Es que él comía muy sano. Acá se encaminó definitivamente en el boxeo. Al principio lo dejaba ir, pero una vez volvió maltratado y me puse furiosa. De ahí se me iba escondido”, afirma la mamá, que como todo ser sobreprotector, no se sintió del nada cómoda cuando su hijo regresaba magullado de los entrenamientos, pero aún así no evitó que siguiera preparándose.

Esa perseverancia que cuenta Oliveros fue clave para superar el día en que la Liga de Boxeo de Bogotá rechazó a Angulo para hacer parte de su equipo. Fue un duro golpe, pero la pasión pudo más y tras 3 años, volvió a la capital y convenció a los entrenadores, entre esos a Raúl Iznaga, timonel de la Selección Colombia, quien se convirtió en un respaldo irrestricto, en un bastión más.

A partir de este momento comenzaron a acumularse los logros, uno tras otro. Títulos nacionales y participaciones en torneos internacionales, fueron el común denominador de su etapa como amateur, la cual fue muy corta, al dar el salto al profesionalismo el 2010, de la mano del experimentado entrenador Pedro Díaz.

Han pasado ya 8 años desde su debut en el máximo escenario del boxeo, y con 23 victorias en su historial, Roamer Alexis Angulo está listo para el reto más importante de su vida, ese que pondrá a prueba todo lo vivido, sufrido y ganado.

También probará la resistencia de los bastiones que han estado junto a él desde el comienzo. Luz Stella Angulo Oliveros es consciente de lo que su hijo se juega este 30 de junio, pero, apelando a su tarea de brindar soporte total a su protegido, confía, cree y tiene la fe intacta de la consecución de un triunfo histórico, ese que permita cumplir el sueño de su niño, su abuela y tío, verlo campeón del mundo.

Por: Mauro Alfonso – @MauroMet94 / Marco Pérez – Fotos: Cortesía