Editorial: sin inversión no tendremos campeones del mundo

Editorial: sin inversión no tendremos campeones del mundo

474
0
COMPARTIR
Crédito: AMB.

Editorial BDC. La noche de viernes en el Arena Roberto Durán de Panamá pudo haber consagrado un nuevo campeón mundial colombiano, pues Rober Barrera enfrentó al local, Luis ‘Nica’ Concepción, en disputa del cetro mosca interino de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), pero tras una pelea digna, Rober perdió por nocaut técnico a los 2 minutos con 38 segundos del onceavo round, acabando su sueño mundialista.

Sin embargo, su derrota va más allá de lo deportivo, pues a sus 27 años, Barrera es un boxeador que tiene fundamentos y en la contienda, hizo su trabajo asalto por asalto. No fue cobarde, no se escondió y salió a buscar el título; pero hubo algo más allá de su pelea: su preparación para esta, pues si bien cumplió con el acondicionamiento físico para rendir los 12 asaltos, su fuerza fue insuficiente y la gasolina se le fue acabando.

Esto nos lleva a pensar que su preparación no fue completa, no por el trabajo hecho en el gimnasio, porque sabemos el profesionalismo de Orlando Pineda y Álvaro Mercado y la disciplina del propio Barrera, sino por temas ajenos que ya son responsabilidad de sus manejadores. Durante todo el tiempo de preparación tuvo buen acondicionamiento físico, pero su pegada fue mermando después de la mitad de la pelea se estaba quedando sin fuerza en sus golpes, y esto pone en evidencia muchos aspectos sobre cómo está siendo manejado el boxeo en Colombia.

Si bien es importante velar por mejorar el boxeo profesional desde los escenarios deportivos, es aún más velar por la integridad del deportista en cuanto a su alimentación y su cuidado para optimizar el rendimiento durante su preparación, y así tener los mejores resultados sobre el ring. Y ahí estuvo el problema de Barrera, quien solo es un ejemplo de muchos que puede haber.

La alimentación es un factor fundamental en un deportista, y más en un deporte tan exigente como lo es el boxeo, y es por esto que es necesario combatir los problemas por los cuales pasan los pugilistas, quienes no están en equilibrio con respecto a la exigencia de preparación y combate, y su ingesta de alimento.

Sin despreciar un plato de comida, una porción de arroz de un corrientazo que no supere los siete mil pesos colombianos no repondrá el desgaste físico que realiza el boxeador durante largas jornadas de entrenamiento que llevan arduas preparaciones con sparrings, en las cuales es notoria la pérdida de energía por tan alta exigencia de un deportista de alto rendimiento, quien además necesita de vitaminas y demás para completar su dieta deportiva.

¿De qué sirve para un boxeador prepararse con muchas sesiones de entrenamiento, tener un desgaste elevado y alimentarse mal? Al final, cuando sea exigido con mayor fuerza sobre el ring, el resultado va a ser negativo y será tiempo perdido con relación a sus sueños de título. Para ellos, estando en constante actividad, necesitan mayores cuidados por parte de sus promotores para tener un mayor desempeño.

En la alimentación está el cuidado, y con esta, demás factores que benefician al boxeador en su preparación para el combate. Hay muchos a quienes inyectan con suero para mantenerse vitales y enérgicos, otros que consumen proteínas durante sus campamentos y en momentos decisivos al combate; pero en Colombia, todo es distinto, todo falla.

Este debe ser un trabajo mancomunado entre promotor y boxeador, sabiendo que un buen peleador que se corone campeón del mundo va a generar mucho más dinero que alguien que solo va a probar suerte, y en caso de ganar, es destronado en su primera defensa.

Porque, además de esto, es como si pensaran que para ser campeón mundial, el boxeador debe sufrir y esforzarse mucho más. Donde además de exigirles sacrificios físicos, no son recompensados para estar en buenas condiciones y equilibrar las cargas. Es por esto que el boxeador debe exigir, porque el boxeo colombiano vale y hay estrellas que truncan sus sueños por situaciones como esta. Y de seguir así, ¿dónde vamos a sacar los campeones? ¡Exige, boxeador!

Por esta razón, en Colombia no ha dado muchos campeones mundiales en los últimos años.

En Colombia está la contradicción a lo que viven Eleider Álvarez y Óscar Negrete, en Canadá y Los Ángeles respectivamente, por mencionar solo un par.

La AMB puede ser un aliado estratégico para conseguir la mejora en el boxeo colombiano. Gracias a este organismo ESPN ha trasmitido combates en Barranquilla y se necesita que los colombianos sean las estrellas ahí. Gilberto Mendoza, presidente de la AMB, debe exigir a los promotores, peleadores que estén a la altura de tan buenos eventos y así ganaremos todos.

Por: Redacción BDC