in

Deontay Wilder promete dolor y sufrimiento para Stiverne

Luego de conocer que Bermane Stiverne será el nuevo rival con el que Deontay Wilder pondrá en juego por sexta vez su título mundial del peso pesado de la CMB, el nacido en Alabama, Estados Unidos, prometió dolor y castigo para su próximo retador al título.

Los dos boxeadores se enfrentarán el próximo 4 de noviembre en una ‘revancha inesperada’ de la contienda que tuvieron el 17 de enero del 2015, cuando Wilder le derrotó en una decisión unánime a Stiverne y se coronó campeón mundial. Desde aquel entonces pasaron cinco peleas para ‘The Bronze Bomber’ (cinco victorias) y solo una para ‘B. Ware’, que no pelea desde su victoria ante Derric Rossy en noviembre del 2015.

El panorama se ve entonces muy favorable para Deontay que nuevamente sufrió la baja de un rival por un caso de doping. Recordemos que inicialmente su quinta defensa iba a ser ante Luis Ortiz, pero fue cancelada cuando el cubano falló en la prueba anti drogas del Programa de Boxeo Limpio del CMB, generando entonces su eliminación de la contienda.

Sobre esta noticia se conoció recientemente que el Consejo Mundial de Boxeo no realizó ninguna sanción al púgil latino, esto lo confirmó Jay Jimenez, mánager de Ortiz, a través de un mensaje donde explicó la situación de su peleador. Acá un apartado del comunicado:

Para aclarar la situación de Luis Ortiz, esta es la versión real y única del proceso actual. Sulaimán y el CMB no han suspendido o retirado a Luis de su clasificación. La decisión del CMB fue la siguiente, no sancionaron la pelea basada en el hecho de que están preocupados por la salud de Luis (…)”. 

La preocupación por la salud de Luis nace a raíz del tipo de drogas que estaba consumiendo el boxeador, las cuales eran para combatir un problema de presión alta, por tal razón, y como continúa explicando Jiménez en su mensaje, la organización programará una serie de visitas con unos médicos aprobados para comprobar la salud de peleador y llegar a tener la certeza que podrá volver a pelear en el futuro. Todo esto se hace con el objetivo de ponerle al ruedo en diciembre.

También mencionó que la CMB quiere volver a reprogramar la pelea ante Wilder para el 2018, habrá que esperar entonces si será bajo el rótulo de campeón defensor o no, aunque la actitud actual del atleta de 31 años dice que podría ser con el cinturón en su poder.

“A pesar de todos los obstáculos que han puesto sobre mi camino, no será capaces de impedir que cumpla mi objetivo final, que es ser el campeón de peso pesado indiscutible del mundo”, sentenció Wilder.

Por: Redacción BDC Internacional – Foto: 

 

Lemieux volvería el 2 de diciembre…¿Contra Cotto?

AMB trabaja para la masificación del boxeo en Medellín