in

Floyd Mayweather, monarca total del peso welter

La ‘pelea del siglo’ fue para Floyd Mayweather. Aunque muchos vieron ganar a Pacquiao, al final las tarjetas de 118-110, 116-112 y 116-112 fueron para el norteamericano que se convirtió así en el rey total del peso welter, tras quedarse con sus dos cinturones, el del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y de la Asociación Mundial (AMB); el que le arrebató al filipino, el de la Organización Mundial de Boxeo (OMB); y el que se había puesto en juego para esta velada, el “Cinturón esmeralda” del CMB.

Como era de esperarse para esta pelea que se desarrolló en el MGM de Las Vegas, Nevada, Estados Unidos, ambos peleadores salieron con suma cautela. Las características de ambas se dejaron ver en el primer asalto: Manny, siempre yendo a buscar a Mayweather. El estadounidense, por su parte, siempre esperando y tirando cada vez que la guardia de si rival lo permitía. Muy parejo el arranque de la ‘pelea del siglo’.

Las ráfagas de golpes de Pacquiao aparecieron en el segundo asalto, pero la defensa del norteamericano, en conjunto con sus excelentes movimientos de cintura, impidieron alguna tuviera éxito. De igual forma transcurrió el tercero. Bastante trabado el pleito, puesto que Floyd amarraba seguidamente.

En el cuarto el filipino lució superior, arrinconó en dos ocasiones a su contrincante y le imprimió ritmo a este asalto. Mayweather solo esperaba y daba muestras de su espectacular defensa.

El primer golpe claro de la pelea llegó al quinto asalto. Una zurda violenta de Pacquiao explotó en el rostro de Floyd, quien respondió inmediatamente con una buena combinación de manos que mandó a la esquina a Manny, pero sin hacerle daño alguno.

Pacquiao, siempre con la iniciativa de la pelea, volvió a lucir superior en sexto raund. Manny arrinconó un par de ocasiones al estadounidense, pero éste le decía que no estaba recibiendo daño. La pelea era pareja, pero el Pacquiao de a poco se hacía al control de la misma.

Inició el séptimo raund inició con un aparente dominio del americano, quien intentó controlar la pelea con su jab, pero rápidamente Pacquiao le arrebató los hilos de la pelea.

En el octavo se vieron un par de manos interesantes: primero fue Pacquiao con una derecha que terminó en el pómulo de Mayweather. El americano respondió con una derecha endiablada que explotó en la barbilla del filipino.

Con un Pacquiao insistiendo y conectando mejor, y un Mayweather a la espera, dando muestras de su gran defensa y saliendo con pasos laterales, transcurrieron el noveno y décimo raund.

El penúltimo asalto Mayweather salió con más decisión, y conectó una buena mano arrancando este episodio, pero la respuesta de Pacquiao no se hizo esperar: una izquierda potente se encontró con el rostro del Floyd. Las embestidas del norteamericano emparejó mucho más la pelea que se inclinaba a favor del filipino.

El último y decisivo raund la insistencia de Pacquiao fue la constante. Mayweather no hallaba como emparejar mientras su oponente seguía a la caza. Al final las tarjetas favorecieron al ostentoso Mayweather.

¿Habrá una revancha? Eso sólo lo sabrán los apoderados de este par de estrellas del pugilismo mundial.

Por: Carlos Mendoza Silvera / @cmendozasilvera  Fotos: Top Rank Promotions

El colomboestadounidense Mike Jiménez, noqueado en Las Vegas

“Sé que ese día saldré vencedor”: Jonathan Pérez