“Gané mi campeonato estando mal de estómago”: Darleys Pérez

“Gané mi campeonato estando mal de estómago”: Darleys Pérez

301
0
COMPARTIR
Crédito: Marco Pérez / Mpsportimages.com

Cuando Darleys Pérez asistió a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, sabía que una vez terminadas las justas tenía un compromiso con el empresario de Cuadrilátero, Billy Chams, quien lo llevaría al profesionalismo. Compitió y quedó eliminado en los cuartos de final ante quien sería el medallista de oro, el ruso Aleksei Tishchenko.

Fue un 2009 bastante productivo para Pérez, quien era uno de los favoritos de la empresa de boxeo barranquillera. Con doce peleas en diez meses, se metió en los primeros lugares del ranking peso ligero de la AMB, porque en una de esas contiendas ganó el título Fedelatin.

En su pelea 29, después de su experiencia en Estados Unidos y un campeonato latino en sus hombros, llegó la oportunidad esperada. El antioqueño se medía al cubano Yuriorkis Gamboa, por el título interino del peso ligero de la AMB, el 8 de junio de 2013, en Montreal, Canadá, por lo que radicó su campamento en Miami.

“En el último sparring con el cubano Salinas, que estaba en unas 147 libras, el muchacho me tumbó el hombro derecho. Yo no podía lanzar con esa mano. Cuando se acabó el entrenamiento le dije al profesor que la pelea se nos iba a complicar porque no podía mover el brazo y el profesor Orlando Pineda me dio masajes y me dijo que echáramos la pelea para atrás, pero ya yo estaba montando y no iba a echar para atrás”, reveló Pérez en entrevista con Boxeo de Colombia Podcast, que se trasmite por nuestro Facebook todas las noches, de lunes a viernes.

Sin embargo, su lesión no fue el único inconveniente que Darleys sufrió a última hora, puesto que también presentó problemas de Visa, por lo que su pelea con HBO estuvo a punto de venirse al suelo, aunque esto quedó solo en susto.

La pelea fue entretenida y terminó a favor de Gamboa por 116-111 (x2) y 115-112. Fue la primera gran experiencia de Darleys.

“Si yo hubiera arriesgado del cuarto hacia adelante, que Gamboa dejó de pegarme, podía noquearlo. El papá en la esquina le decía ‘noquéalo’ y yo le decía a Gamboa ‘ven, noquéame maricón’, pero creo que lo respeté mucho”, reflexionó.

Sin embargo, la decepción no duró mucho, pues después de recuperarse ante Dunis Liñán en Barranquilla y tras un año de su primera oportunidad mundialista, se presentó una nueva chance por el mismo título, esta vez ante el dominicano Argenis López, el 28 de junio de 2014. El colombiano se vio favorecido por el movimiento de Gamboa, quien dejó el título para irse a combatir por el regular de la OMB ante Terence Crawford.

En esa ocasión, los problemas tampoco no fueron ajenos al campamento de Darleys, quien un día antes de la pelea presentó problemas estomacales, al igual que todo su equipo, después de ingerir comida en el hotel donde estaban hospedados en República Dominicana.

“Yo después del pesaje me subía 12 libras, pero esa noche la pasé toda con diarrea y al día siguiente me pesé y solo estaba en 137. El profe Pineda estaba muy preocupado. Recuerdo que estábamos viendo Colombia vs Uruguay en el Mundial y yo andaba era en el baño”, contó.

Ese 28 de junio de 2014 quedó grabado en la memoria de los colombianos, pues en la tarde celebraban el paso a cuartos de final del Mundial de Brasil 2014 con la victoria 2-0 con goles de James Rodríguez, y en la noche el título mundial de Darleys Pérez.

Crédito: Marco Pérez / Mpsportimages.com

“(López) era un tremendo peleador. En el primer round me metió una derecha que me dejó viendo estrellitas (risas). Después de la mitad de la pelea lo trabajé abajo con buenos jabs a la barriga y eso lo fue debilitando”, señaló. “Cuando gané y me pusieron el cinturón estaba mal de la barriga, recuerdo que de ahí cogí para el baño enseguida”

El flamante campeón llegó a Barranquilla, donde defendió su título noqueando al venezolano Jaider Parra, antes de viajar nuevamente a Estados Unidos para hacerle frente a Jonathan Maicelo, la esperanza peruana para hacerse con un campeonato mundial.

Crédito: Marco Pérez / Mpsportimages.com

“Quedé marcado con esa pelea. Con una paliza así yo cojo mi camino por otro lado. Lo tuve al borde del nocaut, fue una victoria muy amplia”, recordó Pérez, quien hizo que Maicelo fuera centro de burlas en su propio Perú con la creación de memes que reflejaban el maltrato sufrido por el retador.

Ahora, Darleys se preparaba para hacerle frente al cubano Richar Abril, el campeón regular del organismo en el peso, pero este presentó muchos problemas que lo alejaron por casi dos años de los cuadriláteros, por lo que el colombiano fue ascendido a monarca absoluto, siendo inmediatamente obligado a pelear con Anthony Crolla, el más peligroso de sus retadores, quien lo esperaba expectante en Manchester.

“Es un tema bastante complicado, por las diez horas de viaje, por el clima tan frío, por el público, pero a mí me gustaba eso. Cuando sonaba el himno de Colombia no dejaban escucharlo, y ellos seguían cantando el himno de ellos. Es un público bastante exigente y yo tenía bastante seguidores en Manchester y en Londres”, manifestó.

La historia con el británico fue doble, puesto que en la primera se decretó una polémica decisión mayoritaria que benefició a Pérez e instó a la AMB a ordenar revancha inmediata y ya en la segunda fue noqueado en cinco asaltos.

Crédito: Marco Pérez / Mpsportimages.com

“La primera pelea que tuve con Crolla yo le gané bien y me descontaron puntos porque le pegué abajo y eso fue en el hígado. La segunda pelea fue difícil, pero en el quinto round él no podía respirar porque le metía los ganchos y tenía la nariz reventada. Ese round el profe Pineda me dijo que lo cogiera para recuperarme y después volver a atacarlo, porque él ya no podía más. Fue el único golpe que cogí, y es difícil olvidarlo porque ahí perdí mi campeonato”, aseguró.

Crédito: Marco Pérez / Mpsportimages.com

“Me duró una semana el dolor en la costilla derecha, en el hígado. Yo he noqueado a muchas personas así también. Ese golpe te desconecta totalmente de la pelea”, añadió.

Después de perder el título mundial y la oportunidad de unificación con el campeón del CMB, Jorge Linares, llegó la curva descendiente de Pérez. Subió a las 140 libras y tuvo una magistral actuación ante Maurice Hooker, pero un nuevo robo volvió a enlodar el boxeo en Las Vegas. Aunque dominó de manera aplastante, la decisión fue un empate.

Después, vino la fatídica pelea con Luke Campbell, donde Darleys tuvo problemas físicos y terminó noqueado.

“Me hicieron una jugadita. Primero me dijeron que intentara dar el peso porque era una eliminatoria para Linares. Yo comencé a trabajar y no pude darlo. Fui a Bogotá y saqué la visa y después me dijeron que fuera a hacer presencia, que no importaba, que si no daba el peso no peleaba y fui solo a hacer presencia y allá me dijeron que tenía que pelear, que no importaba si no daba el peso, pero que me acercara. Pasé dos días sin comer, no podía ni botar ni tragar saliva, tenía que enjuagarme la boca. No podía correr cinco minutos. La verdad, no sé cómo llegué hasta el noveno round. No hice ni un sparring, lo que hice fue bajar de peso nada más. Baje 25 libras”, reveló.

Luego perdió con el hoy desaparecido Maxim Dadashev y con Shakhram Giyasov, en Estados Unidos y México, respectivamente, lo que ocasionó su retiro.

Crédito: Marco Pérez / Mpsportimages.com

“No tuve el apoyo, pero así fue mi carrera. Yo iba subiendo a las 140 libras y me tiraron de una con campeones olímpicos, boxeadores muy peligrosos. Cuando me retiré fue difícil porque no me quería retirar, pero soy inteligente y decidí no pelear más porque no tenía respaldo. El boxeo es difícil y han muerto boxeadores y yo no quería exponerme porque me iban a coger era para ganar dinero”, expresó.

Su última pelea fue el 24 de agosto de 2019. Ahora, con 36 años, Darleys trabaja en la Alcaldía Municipal de San Pedro Urabá, su lugar de origen, promocionando el deporte y pensando en el lanzamiento de su fundación, que promoverá a la nueva sangre del boxeo.

Por: Jeffry Almarales Nieto