in

José Ramírez ayuda a trabajadores agrícolas contra el coronavirus

Crédito: Team Ramírez

El gobernador de California, Gavin Newsom, emitió la Orden Ejecutiva N-33-20 el mes pasado, declarando estado de emergencia que ordena a todas las personas que viven en el Estado de California que se queden en sus hogares “excepto cuando sea necesario para mantener la continuidad de las operaciones de los sectores federales de infraestructura crítica”.

La agricultura se considera uno de los 16 sectores de infraestructura crítica, con trabajadores agrícolas manteniendo nuestra vida cotidiana en funcionamiento. Los miembros del Valle Central que trabajan en los campos, empacadoras, plantas procesadoras, lecherías, granjas de animales y otras industrias de apoyo conforman esta infraestructura crítica.

El campeón mundial súper ligero unificado José Ramírez y su equipo se están asociando con los agricultores del área, las empacadoras, los contratistas de mano de obra agrícola, para proporcionar a estos héroes no reconocidos cajas que incluyen artículos esenciales para el hogar, como papel higiénico, pañuelos faciales, detergentes, artículos de limpieza, alimentos perecederos y artículos preventivos de salud e información educativa.

Ramírez y su equipo se han comprometido a un mínimo de 1,000 cajas y tienen el objetivo de producir al menos 5,000. Además, se han asegurado 10,000 mascarillas para los trabajadores y sus familias.

“Los trabajadores agrícolas son nuestros vecinos, amigos y el pegamento que mantiene unidas a nuestras comunidades. Sin su trabajo esencial, la vida sería muy difícil durante esta pandemia de COVID-19. Están en el trabajo mientras las tiendas se quedan sin papel higiénico y otros artículos esenciales”, dijo Ramírez. “Estos trabajadores luchan duro por nosotros día y noche para mantener los alimentos en los estantes. Arriesgan todo y queremos luchar por ellos en este momento y mostrar nuestro apoyo”.

Por: Redacción BDC Internacional

¿Boxeo y política? ‘Machete’ Díaz, tras los pasos de Manny Pacquiao

OMB no ve con buenos ojos el boxeo a puertas cerradas