in

“Le metí tantas manos que todavía me duelen los nudillos”: Rivas

Crédito: Marco Pérez / Boxeo de Colombia

Oscar Rivas tuvo una celebración controlada sobre el ring en Canadá al convertirse en el primer campeón de peso Bridger del CMB en toda la historia, pero su felicidad interna y todos los momentos que debió superar para llegar a la cima del boxeo inundaron sus sentimientos y pensamientos.

“Estoy muy contento. El trabajo ha sido muy duro. Las lesiones me llevaron a pensar cosas que no debí pensar, pero ahora soy campeón del mundo”, declaró Rivas en conversación exclusiva con BDC. “Demostré que tengo cualidades para estar donde estoy, pero hay que seguir. Este apenas es el inicio. Hay campeón para rato”.

El nuevo monarca orbital reconoció que quiso acabar la pelea por nocaut, pero su rival Ryan Rozicki demostró tener una mandíbula de hierro.

“Le metí muchas manos fuertes, hasta todavía me duelen los nudillos, pero él estaba bastante fuerte. Pero le di un vendaval de golpes”, manifestó.

Ante esto, Rivas empleó la estrategia de lanzarle el cuerpo a Rozicki a partir del quinto asalto para desgastarlo, además, le apostó al contragolpe.

“Tuve que buscarle la estrategia y creo que funcionó. En los últimos rounds sentí que no pegaba igual que en los primeros”, cerró.

Al final, Rivas se llevó el campeonato por decisión unánime.

Por: Jeffry Almarales Nieto

José Soto cayó por descalificación en su debut internacional

“Sufrí porque Oscar se dejó llevar de la emoción”: Eleider Álvarez