in ,

Víctor Ortiz se levanta de la lona para noquear a la inactividad

Crédito: Marco Pérez / Mpsportimages.com

La carrera de Víctor Ortiz ha estado llena de altibajos deportivos y personales y eso la tiene detenida desde febrero de 2018.

Su última aparición fue ante Devon Alexander, y siete meses después se conoció su arresto por parte de las autoridades de California, tras ser acusado de violar a una mujer en Oxnard, informe que recibió la Policía el 19 de marzo de ese mismo año y que investigó durante meses.

Ya anteriormente, Ortiz había tenido que comparecer antes las autoridades por otros delitos menores como conducir con 0,15 grados de alcohol en su sangre en 2016 y por golpear a una persona en 2015.

Lo anterior detuvo la carrera que Ortiz adelantaba en los cuadriláteros y en las pantallas grandes, pero con el tiempo, todo lo dejó en el pasado y en medio de la cuarentena obligatoria por la propagación del COVID-19 sueña con su vuelta al boxeo, con 33 años, y con la confianza de tener 8 más en su plenitud física.

“Yo en esos tiempos tenía todo, la fama y el dinero, y aún te miran cosas feas porque han pasado los años. Puedo entender por qué Myke Tyson se hizo rebelde con la gente, por qué algunos boxeadores no les dan tiempo a los fanáticos. La gente puso en sus mentes que Víctor Ortiz se retiró, yo nunca dije que me iba a retirar, solo que hay cosas que han sucedido en mi vida que no me han dejado”, comentó Ortiz en diálogo con Boxeo de Colombia Podcast, que se emite de lunes a viernes a las 8 de la noche por nuestro canal de Facebook.

El nacido en Garden City, en Kansas, tiene muy presente con cuál pelea quiere retornar al ring y es en medio de una revancha con Marcos Maidana, quien también anunció su vuelta tras seis años. Ambos se enfrentaron en 2009, en Los Ángeles, con victoria por nocaut en seis asaltos por parte del argentino.

“No la recuerdo mucho. Ayer hablé con Marcos y le dije que me sorprendió con el derechazo, me borró el disco y no recuerdo nada. Quiero la revancha, en estos días se la pedí y me dijo que vamos a hacerla, ahora vamos a ver dónde, a lo mejor en Argentina. Me encantaría para conocer”, contó.

Sin embargo, hay otra pelea que también marcó la carrera del ex campeón mundial del peso wélter: contra Floyd Mayweather. Fue en 2011, en Las Vegas, en medio de la pelea 42 de ‘Money’ y en una defensa de su cetro del Consejo Mundial de Boxeo.

Crédito: Marco Pérez / Mpsportimages.com

Transcurría el cuarto round del combate cuando Ortiz puso contra las cuerdas a Mayweather con sus fuertes golpes, quizás en la oportunidad más cercana que tuvo algún ser humano de noquear a Floyd, pero su inexperiencia y ansiedad le pasaron factura: Víctor lanzó un cabezazo que fue advertido por el árbitro Joe Cortez, quien los separó y penalizó a Ortiz. En el reinicio, Ortiz quiso chocar los guantes en señal de disculpa, que Mayweather no aceptó y aprovechó la guardia baja de su oponente para conectar un volado que acabó con las acciones e inició la trifulca entre los equipos sobre el ring.

“A mí no me gusta ver ese vídeo, porque apenas estaba empezando. Esa pelea no estaba lista para acabarse. No fue justo, pero Floyd hizo lo que tenía que hacer para ganar. Se perdió mucho con Mayweather, pero yo en ese entonces tenía 23 años, yo era un pollo y él un gallo. Le hice pelea, pero mi inexperiencia cobró. La gente dice que es correlón y miedoso, pero no, es boxeador. Tuve y tengo todo para ganarle, pero en estos momentos yo soy un riesgo muy grande para él y cualquier 147”, reconoció.

Pasando a la actualidad, analizó la división de los wélters, resaltando nombres como Terence Crawford y Errol Spence, campeones de la OMB y la FIB, respectivamente.

“Crawford es un gran boxeador, es de los grandes. No es alguien fácil para nadie. Spence tiene mucho talento. La pelea entre él y Mikey García fue una pelea de vergüenza porque no se prestó para nada. Esa pelea fue de puro dinero, me cayó muy mal. Hablaron de nocaut y no pasó nada. Mikey García no es wélter, no sé por qué se movió a ese peso, para mí es peso pluma o hasta gallo. No me gustaría una pelea así. Danny García se ve mejor. Lo que salga, lo que digan, hay muchas peleas adelante. Vamos a demostrar que estamos aquí”, remarcó.

Por último, descartó su vuelta a la industria del cine, donde se desenvolvió durante varios años: “Me encantó lo que me trajo Dios a mi vida en ese tiempo. Los cines y las películas son bonitas, pero mi corazón no está ahí. Yo tengo que boxear, porque mis dos hijos tienen que ver a papi ser campeón mundial, no que les cuenten”, cerró.

Por: Jeffry Almarales Nieto

FIB donará alimentos en el segundo Estado más contagiado de EE.UU.

“Me gustaría ir con ‘Canelo'”: Andy Ruiz